40 VIDAS

Noviembre, 2022

Performance en el Hospital Virgen de la Victoria de Málaga

"No estoy aceptando las cosas que no puedo cambiar, estoy cambiando las cosas que no puedo aceptar " Angela Davis

Día Internacional para la Eliminación del Maltrato contra las Mujeres

El 25 de noviembre se celebra -cada año- el Día Internacional para la Eliminación del Maltrato contra las Mujeres. Cita que tiene como objetivo visibilizar la violencia contra las mujeres y fomentar la implantación de políticas para la erradicación de la violencia de género, así como brindar apoyo y generar conciencia sobre la estigmatización que sufren las víctimas.

La acción 40 Vidas es un homenaje de Jorge Galán y Catalina Vivar a las víctimas mortales por violencia de género en lo que va de año 2.022 en España. El día que se celebra esta acción -25 de noviembre de 2.022- se llevan contabilizadas 38 víctimas mortales mujeres y 2 menores de edad; un total de 40 fallecidas en menos de un año.

Entre los actos conmemorativos en el Hospital Virgen de la Victoria de Málaga se incluye esta acción artística, que propongo a la Comisión de Violencia de Género del hospital, tras solicitar mi colaboración.

Los Números

Los números son conceptos abstratos que utilizamos para contar y medir. Nos ayudan a relatarnos la repetición sin tener que llevarla a cabo. Los números son efectivos pero fríos. El dato elude el contenido emocional. Las cifras de víctimas mortales habitualmente nos llegan desde los medios de comunicación en una rápida suma de casos que se verbaliza en décimas de segundo, su escasa vida temporal o física dentro del mensaje verbal o gráfico transmite información rápidamente, pero se desembaraza a menudo de la verdadera dimensión y tragedia que cada caso supone para las propias víctimas, para sus familias, su entorno y en última instancia, para la sociedad.

Resulta evidente que, mientras más se profundiza en sustituir al símbolo numérico por la persona a la que representa, más se acerca nuestra mente a establecer una relación afectiva con ella, más lamentable en este caso, pero mucho más cercana a la desgarradora realidad.

La Acción

40 Vidas propone un ejercicio de desabstracción de estas cifras de víctimas mortales. Frente a la contracta suma se propone el contaje individual y frente al término muerte se propone el término vida. Los apenas 10-12 minutos necesarios para el contaje de las 40 víctimas sirven para iniciar este proceso de desabstracción de forma somera pero suficiente, protegiendo identidades, detalles y circunstancias de las damnificadas.

Junto al contaje de víctimas se presenta -en el patio de consultas hospitalarias- una escena nítidamente simbólica, en la que se construye -mediante cruces de sal en el suelo- un símbolo femenino o de Venus que rodea a la justicia, encarnada por la figura de mi compañera Catalina. El conjunto de la acción conforma una situación de juego alegórico de ideogramas que acaban inundando todo el patio y refuerzan la desabstracción y el sentido del contaje de víctimas mortales.

Tomémonos el tiempo y el espacio necesarios para separar cada caso de la suma, acercarnos a apreciar la verdadera magnitud y tragedia de la intolerable cantidad de víctimas de esta lacra social. 40 muertes en menos de un año son muchas, muchísimas, demasiadas.

Entorno hospitalario

El emplazamiento de la performance en un contexto hospitalario incide en distintas direcciones en la planificación y desarrollo de la acción artística. Por una parte, ubicar una performance en este entorno institucional, serio y delicado, -muy diferente al ámbito artístico habitual-, supone un nuevo y estimulante reto. Por otra parte, un entorno de salud como un hospital exige ser -en cierto modo- muy cuidadoso con el tipo de público que lo frecuenta; usuarios con problemas de salud.

La acción -de fuerte impacto emocional- deja una escena en el patio de consultas donde predomina el enorme símbolo femenino construido con las 40 cruces de sal, una por cada víctima mortal. En el círculo se dejan las herramientas usadas en la acción; saco de sal, pala, balanza y pañuelo. La escena se deja acotada en el patio durante algunas horas de aquella conmemorativa mañana.